Los platos de cuchara calientes representan una de las armas más poderosas para combatir el frío. Y en el restaurante Muñagorri nos encantan estos platos, elaborados con mucho mimo, a fuego lento, para que todo vaya cogiendo sabor. Como hacían nuestras abuelas. Chup chup. Por eso el invierno es una estación que nos gusta y nos sienta muy bien. O eso dicen nuestros clientes, que tan pronto vienen a tomar el aperitivo como a comer en la barra de pintxos (una de las 10 mejores de Madrid, decían hace poco en Esquire) o en el salón principal. Porque este también es un restaurante para reuniones de trabajo.

Los platos de cuchara de nuestra carta son platos clásicos de Muñagorri, como las pochas a la navarra (cuya receta te contábamos aquí) o la sopa de pescado tradicional que elaboramos al estilo donostiarra con rape y merluza; uno de los platos más demandados en nuestra versión take away durante las pasadas navidades.

Así que no te extrañe si entras hasta la cocina y nos ves cocinando a fuego lento algunos grandes pucheros. Esta temporada, por ejemplo, también puedes encontrar en nuestra sección “De Cuchara” las fabes a nuestra manera, que hacemos con morcilla, chorizo y panceta.

Y si por algo tenemos cierta predilección es por las alubias, o lo que algunos llaman “el cocido vasco”. Las nuestras son de Tolosa, de un color entre morado oscuro y prácticamente negro.

El cocinero Pedro Muñagorri explicó en el último especial de la revista Hola Cocina, que la alubiada “es un guiso que ha de hacerse sin prisa, a fuego lento, para que la alubia vaya soltando todo el almidón hasta conseguir un “chocolate” denso, que es como se llama el caldo que se forma al cocer. Y no hay que moverlas con cuchara”. Así es como se cocinan en el norte y así las hacemos aquí, en este restaurante vasco del centro de Madrid.